Rehabilitación del ligamento cruzado anterior (LCA): cómo “entrenar el cerebro”

¿Sabías que una lesión del ligamento cruzado anterior no solo afecta tu rodilla, sino que también genera cambios en tu cerebro?

En este artículo, te contaré qué cambia realmente en tu cerebro después de una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA), te explicaré cómo esos cambios pueden afectar tu función o rendimiento deportivo y te mostraré cómo incorporar el entrenamiento del cerebro en tu programa de rehabilitación del LCA.

¿Necesita ayuda con la rehabilitación del ligamento cruzado anterior? Consulte nuestra Servicios de asesoramiento y coaching individualizados!

Cambios neuroplásticos después de una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA)

Permítanme comenzar explicando el Cambios neuroplásticos que ocurren después de una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA).

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar. Esto sucede como resultado de nuevas experiencias, el aprendizaje de cosas nuevas o, en este caso, una lesión.

Si estás sentado en este momento, es probable que no tengas que mirar tu rodilla para saber que está doblada. Esto se debe a que hay receptores en la articulación que envían información a tu cerebro sobre cómo está posicionada tu articulación. Esta sensación de la posición de la articulación se llama propiocepción.

Si decides levantarte y alejarte, tu cerebro captará información sobre el entorno que te rodea, como si hay obstáculos en tu camino, y luego creará un plan para producir los movimientos necesarios. El sistema visomotor utiliza la información visual para planificar y producir el movimiento, y todo esto sucede automáticamente sin que tengas que pensar en ello.

Cuando se lesiona el ligamento cruzado anterior (LCA), los mensajes sobre la propiocepción se ven alterados. Como resultado, el cerebro comienza a depender más del sistema visual para obtener información sobre la posición de la rodilla.

Dado que el cerebro compensa esta propiocepción deteriorada aumentando su dependencia de la visión, pierde parte de su capacidad para explorar el entorno y detectar obstáculos que puedan interponerse en su camino.

Además de esto, existe algo llamado inhibición muscular artrogénica que ocurre después de una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA). 2015, Lepley y otros Se descubrió que las personas que se habían sometido a una reconstrucción del ligamento cruzado anterior seis meses antes “necesitaban una mayor estimulación para provocar la despolarización de las neuronas en la corteza motora primaria”. Esto simplemente significa que se necesitan más señales de lo normal desde el cerebro hacia los músculos cuádriceps para que se contraigan e inicien el movimiento. En otras palabras, es más difícil hacer que los cuádriceps trabajen.

El cerebro compensa esto utilizando las áreas que normalmente responden al entorno y planifican el movimiento para generar una contracción del cuádriceps. Terminas gastando más energía cerebral para realizar movimientos simples, lo que le quita al cerebro la capacidad de hacer ajustes de último momento y moverse automáticamente.

A Estudio de 2009 de Kapreli et al. Descubrieron que los pacientes con deficiencia de LCA tenían una mayor actividad en las áreas de planificación motora del cerebro en comparación con los controles sanos. Grooms et al en 2017 Se obtuvieron resultados similares en pacientes que se habían sometido a una reconstrucción del ligamento cruzado anterior entre 6 meses y 2 años antes, en comparación con los controles sanos. En concreto, descubrieron que había una mayor activación en la corteza motora primaria contralateral, el giro lingual ipsilateral y la corteza somatosensorial secundaria. Estos hallazgos ponen de relieve que es necesario un mayor impulso cortical para activar los cuádriceps, que hay una mayor dependencia de la retroalimentación del sistema visual para coordinar la posición adecuada de las extremidades y que hay mayores demandas de procesamiento en el cerebro para mantener la integridad del control motor.

Tanto el estudio de Kapreli como el de Grooms también encontraron que aquellos con rodillas reconstruidas o con deficiencia del ligamento cruzado anterior tenían una actividad reducida en las áreas sensoriomotoras del cerebro, lo que afecta la capacidad de realizar correcciones motoras rápidas.

Todo esto significa, básicamente, que llega menos información de la rodilla al cerebro. El cerebro se adapta intentando obtener esa información de otras partes, principalmente del sistema visual. El cerebro también empieza a utilizar más capacidad de procesamiento para generar contracciones musculares alrededor de la rodilla y producir movimiento. Para ello, secuestra algunas de las áreas del cerebro que normalmente están reservadas para planificar y coordinar el movimiento.

Cómo la rehabilitación perpetúa estos cambios neuroplásticos

Estos cambios neuroplásticos no sólo ocurren como resultado de la lesión, sino que se perpetúan aún más por las estrategias de movimiento compensatorio utilizadas después de una lesión del ligamento cruzado anterior, así como por ciertos aspectos del propio programa de rehabilitación.

Por ejemplo, un ejercicio que podrías hacer muy pronto después de una reconstrucción del ligamento cruzado anterior son las series de cuádriceps.

Puede resultar tentador mirarse la rodilla y el muslo mientras se realiza este ejercicio para asegurarse de que se contraen los cuádriceps. Sin embargo, dado que la rodilla ahora envía mensajes interrumpidos al cerebro sobre su posición, el cerebro ya depende demasiado de la visión para obtener esta información. Mirar la rodilla y el muslo durante este ejercicio solo perpetúa esa dependencia. Está bien mirarse la pierna al principio cuando se comienza este ejercicio, pero con el tiempo se debe intentar hacerlo sin mirar.

Otro ejemplo es hacer ejercicios como sentadillas o zancadas frente a un espejo. Puede resultar útil al principio, pero con el tiempo tendrás que quitar el espejo para no depender de esa información visual.

Es importante abordar estos cambios neuroplásticos y “entrenar el cerebro” durante la rehabilitación del ligamento cruzado anterior (LCA), ya que las tareas funcionales y deportivas requieren movimientos automáticos en respuesta al entorno. No puedes depender de mirar tu rodilla mientras intentas correr, saltar o practicar un deporte.

Un atleta, como un jugador de fútbol, ​​necesita poder explorar el entorno, asimilar información sobre dónde se encuentra en relación con la portería, sus oponentes, sus compañeros de equipo y la pelota, escuchar a su entrenador y a sus compañeros de equipo y tomar decisiones de movimiento rápidas en respuesta a todas estas cosas.

Después de una lesión del ligamento cruzado anterior, las partes del cerebro que normalmente se dedican a procesar la información visual del entorno se utilizan para obtener información sobre la posición de la articulación de la rodilla, y las áreas del cerebro que se encargan de realizar correcciones motoras rápidas, como tener que esquivar a un defensor en el último segundo, ahora tienen una actividad reducida. Esto podría tener una serie de consecuencias negativas, como un rendimiento deficiente y un mayor riesgo de sufrir otra lesión.

Cómo “entrenar el cerebro”

Entonces, ¿cómo se “entrena realmente el cerebro” en la rehabilitación del ligamento cruzado anterior (LCA)?

Grooms, uno de los principales investigadores en este campo, y sus colegas en 2015 afirman que un programa de rehabilitación del ligamento cruzado anterior (LCA) debe tener como objetivo abordar los cambios neuroplásticos que ocurren con una lesión del LCA mediante la implementación de entrenamiento visomotor.


https://www.jospt.org/doi/10.2519/jospt.2015.5549

El entrenamiento visomotor se refiere al entrenamiento del sistema que ayuda a explorar el entorno y producir movimiento como respuesta. Puede realizarse mediante la realización de dos tareas a la vez.

Las formas más importantes de realizar dos tareas son con obstrucciones visuales o interacciones ambientales.

  • Se pueden crear obstrucciones visuales con el uso de gafas estroboscópicas que tienen lentes que parpadean entre transparentes y opacas para obstruir la visión, con los ojos cerrados o con los ojos vendados, o mediante el uso de realidad aumentada o virtual.
  • Puedes incluir interacciones ambientales realizando un movimiento mientras miras a tu alrededor.

Parece mucho, pero voy a mostrarles cómo se pueden abordar estos cambios neuroplásticos, integrados dentro de un programa de rehabilitación holístico, desde la etapa aguda hasta el regreso al deporte.

Tenga en cuenta que estas son simplemente sugerencias y no es una lista exhaustiva de todas las formas en que puede “entrenar el cerebro” en la rehabilitación del ligamento cruzado anterior.

Rehabilitación en etapa temprana

Las principales prioridades después de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior son reducir el derrame o la hinchazón y aumentar el rango de movimiento, al tiempo que se intenta disminuir la tasa de atrofia o pérdida muscular. Algunos de los ejercicios que se realizan con más frecuencia son las series de cuádriceps, los deslizamientos de talón y las elevaciones de pierna estirada.

Como mencioné anteriormente, es tentador querer mirar tu rodilla mientras realizas estos ejercicios.

Para disminuir la dependencia de la vista, cierre los ojos o al menos desvíe la mirada de la pierna. Puede incluir entrenamiento visomotor mediante una interacción con el entorno mirando una pantalla que muestra colores y realizando el ejercicio cuando aparece un color específico.

Puedes probar…

Truncado en 10000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados