Rehabilitación de la rotura del tendón de Aquiles

En este blog, hablaré sobre las roturas del tendón de Aquiles, si la cirugía siempre es necesaria y le brindaré un plan de rehabilitación integral.

¿Busca programas de rehabilitación o rendimiento? Visita nuestra tienda aquí!

Anatomía y función del tendón de Aquiles

Si aún no lo sabía, el tendón de Aquiles conecta los músculos primarios de la pantorrilla, el gastrocnemio y el sóleo, con el calcáneo o hueso del talón.


https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/40/Leg_muscles.svg

Es el tendón más fuerte y grueso del cuerpo humano y se ha demostrado que Experimente cargas de hasta 4 veces el peso corporal al caminar y 8 veces el peso corporal al correr..

Rotura del tendón de Aquiles

Una rotura del tendón de Aquiles ocurre más comúnmente por una contracción repentina y contundente de los músculos de la pantorrilla mientras el tobillo está en dorsiflexión, como durante movimientos específicos de un deporte como aceleración hacia adelante, corte y salto.


https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36172398/

La gente describe el sentimiento como si estuvieran «Pateó en la parte posterior de la pierna» o sintió «una sensación de chasquido o cesión en el talón». Desafortunadamente, generalmente no hay señales o síntomas de advertencia que conduzcan a la lesión.

Por lo general, se presenta con hinchazón y hematomas, y puede haber un espacio palpable, con mayor frecuencia entre 2 y 6 cm por encima del hueso del talón.

En el ámbito de la fisioterapia, pruebas clínicas específicas como el prueba de thompson, ayuda a confirmar el diagnóstico. Mientras el paciente está acostado boca abajo, se aprietan los músculos de la pantorrilla. Normalmente, esto produce una flexión plantar del tobillo, pero en casos de rotura del tendón de Aquiles, no se producirá ningún movimiento del tobillo.

Las imágenes, como la ecografía de diagnóstico y las resonancias magnéticas, no son necesarias para un diagnóstico, pero pueden usarse si se espera otra lesión o para ayudar a controlar la curación del tendón durante el proceso de rehabilitación.

¿NECESITA cirugía para una rotura del tendón de Aquiles?

La cirugía se ha considerado durante mucho tiempo la principal opción de tratamiento para las roturas del tendón de Aquiles. Sin embargo, la investigación actual ahora reconoce el manejo no quirúrgico como una opción viable. también.

Por ejemplo, un ensayo controlado aleatorio multicéntrico de 2022 asignaron aleatoriamente a más de 500 pacientes a tratamiento no quirúrgico, cirugía de reparación abierta o cirugía mínimamente invasiva.


https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35417636/

A los 12 meses, los síntomas y las limitaciones funcionales autoinformados, así como la incidencia general de eventos adversos graves, fueron similares en los 3 grupos.

Aunque en general son poco comunes, las rerupciones ocurrieron con mayor frecuencia con el tratamiento conservador, mientras que las lesiones de los nervios sensoriales fueron más comunes después de la cirugía.


https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35417636/

Estos hallazgos son similares a un Revisión sistemática y metanálisis de 2019. que examinó el tratamiento no quirúrgico frente a la cirugía en más de 15.000 personas en 29 estudios diferentes. Esto es lo que encontraron:

Para el tratamiento no quirúrgico, aproximadamente 4 personas de cada 100 tratadas volverán a romperse el tendón de Aquiles al cabo de 2 años, y aproximadamente 2 personas de cada 100 tratadas tendrán complicaciones a lo largo de 2 años, como una infección o lesión nerviosa.

Con la cirugía, aproximadamente 2 personas de cada 100 tratadas experimentarán una nueva rotura al cabo de 2 años y aproximadamente 5 personas de cada 100 tratadas tendrán complicaciones a lo largo de 2 años.

Esto significa que se ha demostrado que tanto la cirugía como el tratamiento no quirúrgico conducen a resultados funcionales similares, por lo que tendrá que sopesar los factores. beneficios y riesgos potenciales para determinar qué opción es la más adecuada para usted y sus objetivos.

Con el manejo no quirúrgico, los beneficios potenciales incluyen evitar la cirugía y sus costos, y un menor riesgo de complicaciones, mientras que la desventaja es que se ha demostrado que tiene un riesgo ligeramente mayor de re-rotura.

Por otro lado, la cirugía tiene un riesgo ligeramente menor de nueva ruptura, pero tiene un mayor riesgo de complicaciones, y los costos de bolsillo pueden ser altos, dependiendo de las circunstancias de su seguro.

Como ejemplo, Si usted es un atleta de élite que busca regresar al deporte lo antes posible, es posible que la mayor probabilidad de una nueva ruptura no sea un riesgo que esté dispuesto a correr. Por el contrario, si no practica ningún deporte y sólo necesita retomar las actividades diarias, el manejo no quirúrgico puede ser una opción adecuada.

En última instancia, la decisión debe implicar un enfoque colaborativo con su médico, fisioterapeuta y cualquier otro proveedor de atención médica relevante.

Descripción general de la rehabilitación de la rotura de Aquiles

Ya sea que elija la cirugía o no, el proceso de rehabilitación es muy similar.

El objetivo es abordar déficits específicos, como los relacionados con la fuerza, la resistencia y la potencia de la pantorrilla, ya que se ha demostrado que estos afectan persistir en el lado lesionado hasta 2 años después de una rotura del tendón de Aquiles.

Esto se logrará siguiendo una progresión gradual de ejercicios y actividades que cargan gradualmente el tendón de Aquiles más con el tiempo. Por ejemplo, uno de los primeros ejercicios que realizará será una elevación del talón sentado sin peso, ya que se ha demostrado que cargan muy poco el tendón de Aquiles. Luego, durante las últimas etapas de la rehabilitación, progresará hacia movimientos cada vez más rápidos, como saltos multidireccionales con una sola pierna que cargan mucho el tendón de Aquiles.

Voy a presentar un plan de rehabilitación que consta de 5 fases superpuestas, comenzando con un período de movilización controlada y terminando con recomendaciones para regresar al deporte, suponiendo que se alinee con sus objetivos.

Proporcionaré algunas pautas sobre cuándo puede comenzar y progresar en ciertos ejercicios o comenzar una fase en particular, pero es importante comprender que las precauciones quirúrgicas, los síntomas, la función, etc. influirán en estos factores. Por lo tanto, debe hablar con su cirujano o fisioterapeuta antes de comenzar cualquier ejercicio nuevo.

Fase 1: Movilización controlada

Inmediatamente después de la lesión, usará lo que se llama una bota para caminar CAM (movimiento controlado del tobillo) y, según las recomendaciones de su médico, es posible que necesite muletas u otro dispositivo de asistencia desde el principio.

En el interior de la bota tendrás taloneras o cuñas que permiten un ajuste progresivo de la dorsiflexión del tobillo. De manera similar a la progresión paso a paso que mencioné anteriormente, los ejercicios, actividades o posiciones que implican más flexión plantar colocarán menos tensión en el tendón de Aquiles, mientras que la dorsiflexión, un movimiento donde el ángulo entre el pie y la espinilla disminuye, generalmente colocará más tensión en el tendón de Aquiles.

Por lo tanto, limitar la cantidad de dorsiflexión es crucial durante las primeras etapas de la rehabilitación, ya que ayuda a promover la curación del tendón y minimizar el alargamiento del tendón, lo que tiene el potencial para liderar a peores resultados.

La mayoría de los protocolos suelen comenzar con aproximadamente 30° de flexión plantar y reducen gradualmente esta cantidad hasta que se retira la bota, lo que puede ser alrededor de las semanas 6 a 8 o más. Incluso después de volver a usar zapatos normales, es probable que continúe usando un elevador de talón. Por ejemplo, el Universidad de Delaware recomienda utilizar un elevador de talón de 1/4 de pulgada en ambos zapatos hasta por 11 semanas después de la lesión.

Durante esta fase, también puedes comenzar con ejercicios, generalmente comienza alrededor de la segunda semana. Aquí hay 3 categorías:

1. Fuerza en Flexión Plantar. La opción principal aquí es elevar el talón sentado con una sola pierna y sin peso. Levante el talón lo más alto posible, con énfasis en apretar los músculos de la pantorrilla en la parte superior.

Anteriormente, estos se realizan con el talón elevado sobre una cuña para limitar la cantidad de dorsiflexión que realiza.

También puedes envolver una banda de resistencia ligera alrededor de la punta del pie y realizar una flexión plantar del tobillo para realizar repeticiones o mantener…

Truncado en 10000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resumen Objetivo: Evaluación de los resultados clínicos y las tasas de retorno al deporte (RTS) en pacientes sometidos a trasplante de injerto osteocondral (OCA) o implante de células cartilaginosas autólogas (ACI) o implantación de células cartilaginosas autólogas...