Rehabilitación de dislocación e inestabilidad del hombro

¿Te estás recuperando de una dislocación de hombro? ¿O experimenta sentimientos de inestabilidad durante ciertos movimientos o actividades?

En este blog te voy a enseñar todo lo que necesitas saber sobre cómo gestionar adecuadamente estos problemas.

Asegúrese de consultar también nuestro Programa de resiliencia del hombro!

Anatomía del hombro

Primero, repasemos brevemente algo de la anatomía básica del hombro.

La articulación del hombro, o articulación glenohumeral, es donde la fosa glenoidea de la escápula u omóplato se une con la cabeza del húmero o hueso del brazo. Alrededor de la fosa glenoidea se encuentra el labrum, un anillo fibrocartilaginoso que aumenta la profundidad del hombro y mejora su estabilidad. Una estructura fibrosa conocida como cápsula articular rodea la articulación del hombro y el labrum.


InjuryMap, CC BY-SA 4.0, a través de Wikimedia Commons

Debido a la poca profundidad de la cavidad del hombro, es la articulación con mayor movilidad del cuerpo.

Inestabilidad del hombro

La inestabilidad del hombro ocurre cuando la cabeza humeral no puede mantener su posición dentro de la fosa glenoidea, lo que provoca síntomas como dolor o aprensión.

Hay dos tipos principales de inestabilidad del hombro.

El primero es traumático y produce una separación parcial o completa de las superficies glenohumerales, comúnmente conocida como subluxación o dislocación.

Esto suele ser el resultado de una caída con la mano extendida (FOOSH) o de un golpe directo en el hombro.

Alrededor del 97% de las luxaciones ocurren en la parte anterior, lo que significa que la cabeza del húmero es expulsada de la cavidad articular en la parte anterior. adelante dirección. También pueden ocurrir en la parte posterior o inferior, pero son raros.

Las lesiones traumáticas suelen implicar daño estructural, con mayor frecuencia en forma de lesión de Bankart, que ocurre cuando las porciones anterior e inferior del labrum se separan de la cavidad glenoidea.

Otras lesiones asociadas pueden incluir:

  • Una lesión de Hill-Sachs que es una fractura por compresión de la cabeza humeral.
  • Una fractura del borde glenoideo, también conocida como Bankart óseo.
  • Una lesión neurológica, como daño al nervio axilar.
  • Un desgarro del manguito rotador

Antes de reducir una luxación, o devolverla a su posición normal, se realizan radiografías para determinar la dirección y si hay otras lesiones, como una fractura.

El segundo tipo de inestabilidad es atraumática, que se define como un movimiento o posición anormal del hombro que provoca dolor, subluxaciones, dislocaciones y deterioro funcional, pero ocurre sin antecedentes de una lesión previa significativa.

Un ejemplo sería un nadador que desarrolló laxitud patológica por el uso excesivo y repetitivo. Es posible que se encuentren anomalías estructurales en el hombro, pero no son el resultado de una sola experiencia traumática.

En un intento de simplificar estos tipos, La inestabilidad traumática y atraumática a veces se denomina con las siglas TUBS y AMBRI., respectivamente. TUBS significa ttraumatico Ud.nidireccional Blesión de ankart tratada con Scirugía. AMBRI significa Atraumático METROultidireccional Bilateral tratado con Rrehabilitación y si se requiere cirugía, un ISe realiza desplazamiento capsular inferior. Sin embargo, esto a veces es una simplificación excesiva, ya que las lesiones traumáticas no siempre pueden tratarse quirúrgicamente y las lesiones atraumáticas también pueden presentarse unidireccionales y/o unilaterales.

También vale la pena señalar que la presentación de la inestabilidad del hombro puede cambiar con el tiempo. Por ejemplo, alguien puede haber tenido una dislocación anterior traumática del hombro, pero, años después, puede desarrollar una inestabilidad recurrente que ocurre sin una lesión previa significativa.

Otros sistemas de clasificación, como el Clasificación de Stanmoreincluyen un tercer tipo que también es atraumático pero se define por una pérdida de control muscular sin daño estructural. Estos son menos comunes, pero alguien que puede sacar el hombro voluntariamente como “truco de fiesta” o personas con síndrome de Ehlers-Danlos entrarían en esta categoría.

Es importante comprender que la laxitud o hiperlaxitud del hombro por sí sola es solo un signo, mientras que la inestabilidad del hombro es un término asociado con síntomas clínicos.

Estos síntomas pueden incluir dolor, aprensión y sensación de inestabilidad con diversos movimientos o posiciones, como cuando el brazo está alejado del cuerpo o cuando se estira hacia atrás. Estas posiciones se parecen mucho pruebas clínicas que su fisioterapeuta podría realizar para confirmar el diagnóstico de inestabilidad del hombro.

Brownson y otros 2015, Lewis y otros 2004, Verweij et al 2023, Jaggi y otros 2017, Noorani y otros 2019

Manejo de la inestabilidad del hombro

Independientemente de si tiene inestabilidad traumática o atraumática, las opciones de tratamiento incluyen cirugía y rehabilitación, o rehabilitación sola.

Para las dislocaciones anteriores del hombro, múltiples estudios muestran que los atletas más jóvenes que recibieron cirugía de estabilización experimentaron tasas más bajas de inestabilidad recurrente y una menor necesidad de cirugía futura en comparación con aquellos que recibieron tratamiento no quirúrgico. Handoll y otros 2004, Belk y otros 2021, Alkhatib et al 2022, Zaremski y otros 2016

Para la inestabilidad atraumática, un 2023 ensayo aleatorizado y controlado con placebo descubrió que la cirugía, en la que se “apretaba” la cápsula articular, no daba mejores resultados que un placebo, o una cirugía simulada, en términos de mejoría del dolor y del deterioro funcional.

Estos estudios aportan algunas ideas, pero la decisión de someterse a una cirugía tiene matices, ya que depende de diversos factores como la edad, el deporte, el tipo de inestabilidad, el grado de daño tisular, etc.

Por ejemplo, para un atleta joven que tuvo una dislocación anterior del hombro con un bankart óseo y desea regresar a un deporte de contacto como el rugby, se recomendaría la cirugía. Por el contrario, para una persona mayor que tuvo una luxación anterior del hombro sin daño estructural adicional y no practica ningún deporte, el tratamiento no quirúrgico puede ser la opción preferida, al menos inicialmente.

En los casos de inestabilidad atraumática, la rehabilitación suele ser la recomendación de primera línea. Sin embargo, en algunos casos, si los síntomas no mejoran, puede ser necesaria la derivación a un cirujano ortopédico.

Descripción general de la rehabilitación de la inestabilidad del hombro

Ya sea que se someta a una cirugía o no, el objetivo de la rehabilitación es minimizar el riesgo de recurrencia, reducir el dolor y mejorar la función mediante la incorporación de ejercicios que abordar los déficits visto con inestabilidad del hombro.

El programa de rehabilitación integral que voy a presentar constará de 5 categorías superpuestas de ejercicios que se centrarán en mejorar su rango de movimiento, fuerza, estabilidad y potencia en todas las direcciones.

Estos ejercicios generalmente seguirán un continuo. En el lado izquierdo, los movimientos implican menos rango de movimiento, intensidades más bajas, velocidades más lentas y entornos más estables, mientras que los ejercicios hacia el lado derecho se moverán a través de un mayor rango de movimiento e implicarán intensidades más altas, velocidades más rápidas y entornos menos estables. Una plancha sobre una pared y una rotación externa isométrica con banda serían ejemplos de ejercicios del lado izquierdo, mientras que las flexiones pliométricas y los regates con balón contra una pared son ejemplos de ejercicios del lado derecho.

Este marco puede resultar útil a la hora de programar ejercicios basados ​​en su función, tolerancia y objetivos actuales. Por ejemplo, si su solo objetivo es realizar las tareas del día a día, es posible que te quedes más hacia el lado izquierdo. Por el contrario, si desea volver a un deporte de contacto o un deporte que implica movimientos de hombro más repetitivos y exigentes, eventualmente necesitará progresar hacia el lado derecho e incluir ejercicios de potencia y reactivos.

Como mencioné anteriormente, ya sea que se haya sometido a una cirugía o esté planeando hacerlo, su rehabilitación seguirá una estructura similar; sin embargo, existen algunas diferencias debido a factores como los tiempos de curación y las precauciones posquirúrgicas.

Después de la cirugía, generalmente existen restricciones de movimiento y limitaciones sobre cuánto puede levantar durante un período de tiempo determinado para proteger la reparación quirúrgica. Además, es posible que restaurar su rango de movimiento anterior no sea factible, o al menos muy desafiante, ya que la cirugía se realiza para limitar intencionalmente el movimiento excesivo.

Si no se sometió a una cirugía, su tolerancia y función determinarán cuándo comience estos ejercicios, qué ejercicios realice y qué tan rápido progrese.

Truncado en 10000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados