Reconocimiento de daños por presión en los huesos lumbares en deportistas jóvenes: puntos de vista de especialistas

Examinar y tratar la molestia en la región lumbar es algo frecuente para varios fisioterapeutas en ejercicio. Mayormente, visualizamos la tipología de «molestia lumbar inespecífica» y asistimos a las personas individualmente, tomando en cuenta diversos factores que conocemos que pueden influir en la molestia. Sin embargo, al evaluar a los deportistas jóvenes, la dinámica podría cambiar: las lesiones por presión ósea se convierten en un factor que sigue en segundo plano en nuestra mente. En un contexto donde gran parte de la investigación se enfoca en el antidiagnóstico, la antiimagen y la anticatastrofización para lograr mejores resultados, es realmente esencial saber cómo diferenciar entre los deportistas jóvenes con molestia lumbar inespecífica y aquellos con posibles lesiones óseas por presión. Este blog describirá los matices de la evaluación de la molestia lumbar en deportistas jóvenes para que pueda diseñar el plan de manejo más efectivo para el retorno al deporte y mantener a los deportistas jóvenes participando en su disciplina hasta una edad avanzada.

Si deseas comprender cómo los especialistas examinan y tratan la molestia lumbar en los deportistas jóvenes, mira la Clase Magistral completa de Angela Jackson. AQUÍ.

Entendiendo los desafíos únicos

A pesar de que sabemos que aproximadamente entre el 90 y el 95 % de la molestia lumbar en adultos se puede clasificar como «no específica», la situación es distinta para los deportistas jóvenes: aproximadamente el 73 % de la molestia lumbar en los deportistas jóvenes se puede clasificar como de origen específico. Esta diferencia es significativa. En consecuencia, aunque es probable que no hagamos diagnósticos ni escaneos de muchas espaldas que consultan en la clínica, es probable que nuestra perspectiva deba ajustarse al evaluar a los deportistas jóvenes con molestia lumbar.

Otros aspectos a considerar para los deportistas jóvenes es que sus espaldas presentan algunas particularidades; los discos intervertebrales son más flexibles y, aunque esto puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones de disco, puede generar mayor tensión en el arco neural y potencialmente contribuir a un riesgo superior de lesiones por tensión ósea. Curiosamente, la pars interarticularis no madura hasta aproximadamente los 25 años, por lo que nuestra percepción de un «deportista juvenil» debe incluir a personas hasta esta edad.

La evaluación subjetiva resulta crucial para interpretar la lesión del paciente; sin embargo, la relativa falta de experiencias de vida en los deportistas jóvenes puede suponer que quizás no hayan experimentado molestia anteriormente, carezcan de un vocabulario para describir la molestia y, por ende, no comuniquen las características de su lesión de la manera que estamos buscando: a menudo se requiere una línea de interrogantes más directa, así como preguntas de seguimiento para comprender más acerca de la experiencia de la molestia del paciente.

Identificación de lesiones por presión ósea

Se estima que en los deportes de extensión, para los adolescentes que han tenido más de dos semanas de molestia lumbar, aproximadamente el 40% presentará espondilólisis en los análisis (1). Esta es una cifra significativa que debe tenerse en cuenta al manejar a deportistas jóvenes. La espondilólisis puede ser vista como un espectro de lesiones por tensión ósea, que van desde edema de médula ósea hasta espondilolistesis. En niños, ocurre con mayor frecuencia en L5, debido a la anatomía del ángulo sacro y la faceta inferior de L5, lo que conduce a un gran corte anterior en la pars. Pero, ¿cómo discernimos entre una lesión por presión ósea y una molestia lumbar inespecífica? El tratamiento puede ser bastante diferente y, frecuentemente, implica un equilibrio entre controlar efectivamente la molestia de espalda y evitar la catástrofe.

Angela Jackson destaca algunas diferencias cruciales en su Masterclass. Para las lesiones por presión ósea, el foco está en la molestia unilateral localizada que se intensifica con las actividades de extensión o flexión lateral y se alivia con el reposo. Por otro lado, en la molestia lumbar inespecífica, es más probable que el paciente se queje de molestia agravada con actividades de flexión o al sentarse, y es más probable que sienta molestia en reposo. En especial, no existen medidas objetivas para las lesiones por presión ósea, por lo que es realmente importante comprender adecuadamente la condición del paciente antes de avanzar hacia la evaluación objetiva.

Observa a Ángela explicar los distintos grados de lesión por presión ósea en los análisis en el video a continuación sacado de ella. Masterclass:

Evaluación subjetiva

Como se mencionó anteriormente, no hay medidas objetivas específicas que podamos utilizar para identificar lesiones por presión ósea en deportistas jóvenes, por lo que es crucial recopilar una amplia cantidad de información subjetiva. Obviamente, deseas conocer sus factores agravantes, sus deportes y la cantidad de carga completada por semana. Algunos hallazgos clave en el examen objetivo que pueden indicar la dirección de la presión ósea son la molestia localizada/puntual, que puede ser intermitente al inicio y luego intensificarse con el tiempo, agravarse con la actividad y aliviarse con el reposo (esto marca una diferencia crucial entre la molestia inespecífica y la por presión ósea). También es importante comprender bien el crecimiento reciente del paciente, ya que un crecimiento acelerado puede contribuir al panorama general. Además, puede ser útil evaluar factores no ligados al deporte, como la alimentación y los cambios hormonales, que pueden afectar la renovación ósea.

Una vez que tengas una buena noción de la condición del paciente y su estilo de vida actual, debes enfocarte en lo que ha cambiado en su carga para auxiliar en la guía de las decisiones de manejo. Esto es habitual para nosotros, los fisioterapeutas, en la mayoría de los casos realmente intentamos identificar qué ha variado con el tiempo, pero es particularmente crucial identificar la causa de las lesiones por presión ósea para poder manejarlas adecuadamente. Necesitas conocer factores como la cantidad de deportes/actividades, el tipo de actividades, las horas por semana, la intensidad y el nivel de juego para comprender la cantidad de carga que soporta el deportista y qué pudo haber contribuido a la lesión con el tiempo.

Evaluación objetiva

Existen algunos aspectos que pueden sugerir lesiones por presión ósea al completar tu evaluación objetiva. En primer lugar, al evaluar el rango de movimiento, es más probable que el paciente presente agravamiento con la extensión y la flexión lateral (del mismo lado, es decir, molestia de tipo compresivo), puedes encontrar espasmos del cuadrado lumbar y de los músculos paravertebrales que a menudo pueden estar en ambos lados, disminución del rango de movimiento torácico y de la cadera, así como dolor al realizar un puente de una pierna. Además, puede presentarse una disminución en la movilidad y el control del dorsal ancho. Observa el siguiente video grabado por Angela. Masterclass donde muestra cómo evaluar esta situación:

Cierre

La detección temprana de las lesiones por presión en la región lumbar en los deportistas jóvenes podría ser clave para reducir el tiempo de inactividad. Optimizar tu evaluación y saber qué buscar puede ubicarte en la mejor posición para auxiliar a tu paciente a retornar al deporte lo más pronto posible y continuar una larga carrera en el futuro.

Mira la Masterclass completa de Angela Jackson AQUÍ para obtener información de especialistas sobre la evaluación y el tratamiento de la molestia lumbar en deportistas jóvenes.

Traducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resumen Objetivo: Evaluación de los resultados clínicos y las tasas de retorno al deporte (RTS) en pacientes sometidos a trasplante de injerto osteocondral (OCA) o implante de células cartilaginosas autólogas (ACI) o implantación de células cartilaginosas autólogas...