Lo que se debe y no se debe hacer en la rehabilitación de tendones

Primero fue la tendinitis, luego la tendinosis, ahora la tendinopatía…

Primero fueron los excéntricos, luego los isométricos, ¿ahora…?

Con investigaciones contradictorias, parece que lo único que sabemos con certeza es que la tendinopatía es difícil de tratar.

Para simplificar lo que puede parecer un tema increíblemente complejo, en este blog lo guiaremos a través de las 6 reglas para rehabilitar con éxito cualquier tendinopatía.

REGLA 1 – No descansar completamente

El descanso no siempre es lo mejor, especialmente cuando se trata de tendinopatías (1).

Esta es la razón por la cual el primer paso en cualquier tendinopatía exitosa debe ser determinar si el paciente tiene una carga excesiva o insuficiente. La respuesta a las siguientes preguntas debe dictar su plan de tratamiento inicial:

¿Podemos empezar a cargarlos inmediatamente?

o

¿Requieren reposo relativo?

(Tenga en cuenta que se mencionó el reposo relativo, y no el reposo absoluto, ya que el reposo relativo es una estrategia mucho más efectiva para acelerar la curación de la tendinopatía)

La mayoría de las veces, los pacientes buscan tratamiento para el dolor relacionado con los tendones en medio de un brote. Esto significa que reducir la carga es importante, pero solo en las etapas iniciales. No podemos dejar de cargar por completo durante períodos prolongados o corremos el riesgo de sobrecargar el tendón (1).

El objetivo es simplemente reducir la agravación como resultado del brote, mientras se vuelve a la exposición graduada según se tolere. Esto permite que el tendón se adapte a las cargas y se recupere adecuadamente.

Recuerda: Descansa NO ES mejorar los tendones a largo plazo

REGLA #2 – Hacer cargar progresivamente el tendón

La tendinopatía se conoce como una respuesta de curación fallida a la carga.

Por lo tanto, para cambiar la respuesta de carga del tendón, debemos fortalecerlo mediante una sobrecarga progresiva. Para sobrecargar progresivamente (pero no excesivamente) un tendón, debemos considerar cómo manipular la carga.

Las 3 variables clave (como se discutió en Clase magistral del Dr. Seth O’Neill) están:

  1. Intensidad
  2. Volumen
  3. Frecuencia

Para determinar por dónde empezar, es útil observar la investigación. La mayoría de la evidencia sugiere que el entrenamiento pesado de resistencia lenta (HSR) es la mejor estrategia para la rehabilitación del tendón (2). Es probable que la efectividad de HSR, al menos en parte, se deba a la alta carga física pero a la mínima carga de choque aplicada al tendón.

En comparación con la carga isométrica, HSR ha demostrado mejores resultados para los clientes (2). Sin embargo, la carga excéntrica también tiene mucha evidencia que sugiere beneficios de entrenamiento sobre el entrenamiento concéntrico y excéntrico tradicional (3). Tomando ambos en consideración, tanto los estudios HSR como los excéntricos utilizaron estrategias de carga pesada (> 75%), por lo que es importante asegurarse de que la resistencia sea alta.

A medida que avanza la cicatrización del tendón, debemos seguir cargándolo para hacer frente a mayores exigencias. Como se propone en este Clase maestra por el Dr. Seth O’Neill, para sobrecargar progresivamente un tendón de manera efectiva, la ruta de rehabilitación debería verse así:

imagen

Recuerda: tendones AMAR carga

REGLA #3 – No evitar por completo el dolor

El dolor no debe evitarse por completo cuando se trata de rehabilitación de tendones. Evitar el dolor a menudo resulta en un tendón con poca carga y puede retrasar o prevenir la curación completa del tendón. La Escala de modificación del dolor (y la actividad) es una excelente representación visual, que se usa a menudo en la práctica, para ayudar a los clientes a comprender qué es el dolor y qué no (1).

imagen

Para resumir este diagrama, lo ideal es permanecer por debajo de 4 para continuar entrenando a la misma intensidad. Un 4 a 5 (oa veces 6) se considera como ‘proceder con precaución’, donde se recomienda reducir, no dejar de hacer ejercicio y cualquier valor por encima de 6 es una sobrecarga y se debe detener el ejercicio. Además, se recomienda que el dolor no aumente durante o en las 48 horas posteriores al ejercicio en más de 2 puntos con respecto a los niveles de dolor previos al ejercicio (1).

Capacitar a los clientes para que controlen sus propios niveles de dolor y se ajusten en consecuencia es imperativo para identificar si su sesión de entrenamiento fue demasiado, demasiado pequeña o adecuada. De lo contrario, los tendones se rehabilitarán de manera deficiente.

También sabemos que la kinesiofobia a menudo es el resultado de que el cliente no comprende su dolor. Como resultado, el manejo exitoso del dolor en el tendón debe incluir educación sobre el dolor que no siempre se equipara con la patología, la capacidad funcional o el éxito de la rehabilitación de su tendón (4).

Recuerde: un poco de dolor está bien durante la rehabilitación del tendón

imagen

REGLA #4 – Hacer establecer plazos realistas

La curación del tendón requiere tiempo y esfuerzo concentrado. Las investigaciones nos dicen que las tendinopatías necesitan un mínimo de 12 semanas de carga constante para mostrar una curación suficiente. Por lo tanto, es importante que alentamos la continuación de la rehabilitación que es de naturaleza progresiva. Cuando la rehabilitación tiene una carga inconsistente y/o no es progresiva, es poco probable que ocurra la curación del tendón.

Si bien a los clientes les encantan los plazos, es importante asegurarse de que no estén casados ​​con ellos. La capacidad funcional y las mejoras del tendón dependen de la respuesta de curación del tendón y de la respuesta a la carga real del tendón, no de plazos arbitrarios. Se deben enfatizar los marcadores de progreso y la consistencia, mientras que se debe discutir la educación sobre cómo los cambios de carga pueden afectar sus marcos de tiempo de rehabilitación.

Recuerde: la curación del tendón lleva tiempo

REGLA #5 – Hacer use ejercicios isométricos antes del ejercicio (si proporcionan alivio del dolor)

Los isométricos solían ser el estándar de oro de la rehabilitación de tendones (diablos, incluso los hice hace 15 años cuando me diagnosticaron tendinopatía rotuliana cuando era adolescente).

Sin embargo, una nueva investigación ha identificado que los isométricos solo a veces son beneficiosos para el alivio temporal del dolor, con una advertencia. Deben realizarse con al menos un 80% de Contracción Voluntaria Máxima (MVC) para que sean efectivos (5). Desafortunadamente, la mayoría de las veces, se encuentra que los clientes están sobrecargando crónicamente sus isométricos.

Los isométricos no ayudan a todos. Dicho esto, puede ser útil probarlos. Incluso con un MVC del 80 %, tienen un impacto muy bajo y, si pueden proporcionar un alivio temporal del dolor a los clientes, es una excelente estrategia de “compra” como mínimo (5).

Comience prescribiendo ejercicios isométricos como parte de sus ejercicios de “prehabilitación” (5 x 45 s con 2 minutos de descanso es lo que establece la literatura; sin embargo, anecdóticamente, encuentro que 3 series a menudo pueden minimizar el dolor y al mismo tiempo son más eficientes en el tiempo) (5). Esto permite a aquellos clientes que se benefician de los isométricos, un método para reducir su incomodidad durante la sesión. Esto se puede hacer en las últimas etapas de la rehabilitación y es una excelente manera de continuar manteniendo un nivel de carga consistente en los tendones.

Recuerde: los isométricos solo son efectivos a veces

REGLA #6 – No comprimir o estirar el tendón

Los tendones saludables también son tendones rígidos (y no elásticos). Cuando los estiramos innecesariamente, reducimos su capacidad de transmitir fuerzas, que es una de sus principales funciones. Por lo tanto, los tendones irritables odian las fuerzas de compresión. Esto significa que debemos evitar posiciones que provoquen que el tendón se estire o se tense (1).

imagen

Pregúntate esto:

¿En qué posiciones se estira y comprime el tendón?

Por ejemplo, con el tendón de Aquiles, se estira cuando estamos en dorsiflexión y, a menudo, se comprime como resultado de los zapatos altos que se clavan en la pantorrilla inferior posterior a través de la presión directa. Esto también significa masajear, por lo que aplicar presión directa a un tendón agravado es imposible.

Recuerda: tendones ODIO compresión

Terminando

Si bien se debe tener en cuenta que existen diferencias entre las tendinopatías en rehabilitación, ¡estas 6 reglas se pueden aplicar a todos los tendones para acelerar el éxito de su rehabilitación de tendones!

Si lo encontró útil y desea obtener más información sobre las aplicaciones prácticas del tratamiento de la tendinopatía, consulte este excelente Clase maestra por el Dr. Seth O’Neill.

Traducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

Curación en el dedo lesionado

Curación en el dedo lesionado

Haga clic en configurar los subtítulos en español. Demostrada por el fisioterapeuta Neal Reynolds, se presenta una técnica de curación para los dedos que ayuda a ofrecer soporte y protección a la articulación del dedo en caso de que este se haya torcido hacia atrás....