¡Santo Humo! Un estudio de UNICEF muestra que 1 de cada 7 niños respira aire extremadamente tóxico

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) publicó su informe “Clear the Air for Children: The Impact of Air Pollution on Children” a fines de octubre, y sus hallazgos son horribles. Algunas de las estadísticas más sorprendentes contenidas en el informe revelan que a nivel mundial:

  • Aproximadamente 2 mil millones de niños residen en lugares devastados por niveles de contaminación que superan los estándares mínimos de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud.
  • Cerca de 300 millones de niños viven en regiones plagadas de extremadamente toxico la contaminación del aire.
  • Cada año, casi 600.000 niños menores de cinco años mueren, ya sea directa o indirectamente, a causa de la contaminación del aire.
  • Los niños que viven en comunidades contaminadas pueden sufrir una reducción del 20% en su capacidad pulmonar.

Ciertamente no es casualidad, UNICEF decidió liberar el derecho antes del 22Dakota del Norte sesión de la Conferencia de las Partes (COP 22) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), programada del 7 al 18 de noviembre en Marrakech, Marruecos.

UNICEF usó el evento COP 22 como una oportunidad para implorar a los líderes mundiales que tomen cuatro pasos críticos dentro de sus respectivos países que ayudarían a detener la propagación de la epidemia mundial de contaminación del aire. Estos pasos incluyeron:

  1. Adoptar un enfoque más agresivo para reducir la contaminación del aire limitando la quema de combustibles fósiles, apoyando estrategias de desarrollo con bajas emisiones de carbono y utilizando recursos financieros para invertir en energía sostenible.
  2. Restringir el acceso de los niños a la contaminación del aire mediante la construcción de prácticas de manejo de desechos más seguras, la actualización de los sistemas de ventilación y la renovación de los diseños de planificación urbana que alejan a los niños de las fuentes de contaminación del aire.
  3. Mejorar la salud general de los niños para limitar los efectos negativos de la contaminación del aire proporcionando acceso a agua limpia y ofreciendo atención médica asequible y de alta calidad.
  4. Uso de sistemas de monitoreo de la calidad del aire para obtener información para la mejora de la educación pública y la reforma de la política ambiental.
Traducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados