Marcha de marcha preoperatoria y posoperatoria en mujeres con desgarros del labrum acetabular y síndrome de pinzamiento femoroacetabular

Reclutamos participantes de las prácticas ortopédicas de 2 cirujanos certificados por la junta (RD y SC). El período de inscripción en el estudio fue de 2 años y arrojó 43 candidatos elegibles para el reclutamiento. Treinta y tres personas se negaron a participar, lo que resultó en el grupo final FAIS de 10 (n = 5 por cirujano). Un participante con FAIS se mudó fuera del estado antes de la sesión de 6 meses, lo que resultó en 9 pacientes. Todos los pacientes con FAIS se habían sometido a un tratamiento conservador fallido que incluía al menos uno de los siguientes: modificación de la actividad, fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o inyecciones intraarticulares. Los criterios de inclusión del grupo FAIS fueron (1) un examen físico positivo para signos y síntomas de lesión del labrum (p. ej., signo de pinzamiento anterior positivo); (2) fracaso de las medidas conservadoras; (3) evidencia radiográfica de morfología de leva (n = 3; ángulo α >50° en radiografía lateral de rana o resonancia magnética), morfología de pinza (n = 5; borde central lateral >35°, inclinación acetabular <10°, o signos positivos de retroversión [crossover sign, ischial spine sign, posterior wall sign]), o morfologías de leva y pinza (n = 2); y (4) desgarro del labrum acetabular en la resonancia magnética que se confirmó durante la artroscopia. Los criterios de exclusión fueron síntomas bilaterales, disfunción del sistema endocrino, necrosis avascular o condrólisis, apariencia radiográfica de osteoartrosis o cualquier otra condición médica que pudiera afectar adversamente la marcha. A todos los pacientes con FAIS se les realizó artroscopia de cadera con técnica de 2 portales (anterolateral y medioanterior) y capsulotomía parcial en T. El labrum se reparó mediante anclaje de sutura y femoroplastia, acetabuloplastia o ambas según la morfología individual. Todos los participantes completaron programas de fisioterapia individualizados de su elección, que concluyeron alrededor de los 6 meses posteriores a la operación, y luego fueron autorizados para comenzar a trotar a nivel del suelo. No fue posible estandarizar la fisioterapia posoperatoria debido al seguro y otras barreras logísticas. Los participantes fueron reclutados para el grupo de control de la misma edad (n = 9) de la comunidad local y se les negaron antecedentes de cirugía o lesión significativa en las extremidades inferiores. Antes del estudio, todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito y el estudio fue aprobado por el Programa de Estudios Humanos, Oficina de Cumplimiento de la Investigación, Universidad de Hawai’i en Manoa.

Truncado en 8000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

¿Importa la especificidad del movimiento?

¿Importa la especificidad del movimiento?

¿Importa la especificidad del movimiento? ¡Por supuesto! Controle las cosas simples. La especificidad del ángulo de aplicación de la fuerza, la postura y la posición son importantes. Los ejercicios deben coincidir con el movimiento y la postura ejecutados en su...

Ligamento cruzado anterior: escala de retorno al deporte después de una lesión, versión breve tras la reconstrucción del ligamento cruzado anterior: traducción al persa, adaptación transcultural y validación

Ligamento cruzado anterior: escala de retorno al deporte después de una lesión, versión breve tras la reconstrucción del ligamento cruzado anterior: traducción al persa, adaptación transcultural y validación

Resumen Objetivo: El propósito de este estudio es analizar la adaptación cultural y la validez de la versión persa del método de retorno al deporte después de una lesión del ligamento cruzado anterior corto (ACL-RSI). Métodos: Para evaluar la fiabilidad test-retest,...