Un estudio nacional del asma se correlaciona entre adolescentes en Arabia Saudita

Resumen

Antecedentes

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias que se encuentra con frecuencia en niños y adolescentes con una prevalencia creciente. Varios estudios vinculan su presencia con muchos correlatos de estilo de vida y salud. El objetivo de este estudio fue explorar estos correlatos y encontrar las características de los asmáticos autoinformados entre los adolescentes en Arabia Saudita.

Métodos

Este es un estudio transversal basado en escuelas realizado en las 13 regiones de Arabia Saudita. El muestreo se realizó aleatoriamente entre estudiantes de secundaria y preparatoria. Los datos de nuestro estudio consistieron en características demográficas, condiciones de salud y patrones de estilo de vida y se compararon entre los dos grupos: asmáticos versus no asmáticos. La comparación entre los dos grupos se realizó analizando nuestros datos utilizando el procedimiento SURVEYFREQ del software de análisis estadístico (SAS versión 9; SAS Institute, Cary, NC).

Resultados

En una muestra de 11 348 participantes, se encontró que la prevalencia de asma autoinformada era del 8,2 %. Se encontraron varias características significativamente diferentes entre los 2 grupos, incluido el género, el peso, la educación de la familia y los patrones dietéticos. Los asmáticos autorreportados fueron más propensos a ser hombres, con sobrepeso u obesos, con un menor nivel educativo del padre y un mayor consumo de leche y bebidas energéticas.

Conclusión

La enfermedad del asma sigue siendo frecuente entre los adolescentes en Arabia Saudita y requiere una mayor conciencia y una mejor orientación para su prevención y tratamiento. Los esfuerzos adicionales deben centrarse en la promoción de la salud y el bienestar del estilo de vida para apoyar los esfuerzos preventivos de esta enfermedad crónica.

Antecedentes

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta las vías respiratorias de los pulmones. Se caracteriza por una hiperreactividad de las vías respiratorias intrapulmonares y una resistencia variable al flujo de aire que podría revertirse espontáneamente o en respuesta al tratamiento. [1].

La Organización Mundial de la Salud estima que 235 millones de personas en todo el mundo de todas las edades sufren de asma[[2]. Con la modernización de los estilos de vida y la consiguiente urbanización, esta prevalencia se mantiene en aumento. [3]. Según el Instituto Nacional de Salud, la prevalencia y la gravedad del asma están bien asociadas con las diferencias de género, siendo el asma más común entre los hombres durante la infancia. [4]. Además de su creciente prevalencia, el asma se ha relacionado con varios correlatos de salud y estilo de vida, incluido el uso cada vez mayor de tecnología y redes sociales por parte de los adolescentes; Se ha descubierto que los niños asmáticos usan la tecnología y pasan más tiempo en las redes sociales que los no asmáticos. [5].

El asma se encuentra entre las veinte principales afecciones crónicas en el ranking mundial de años de vida ajustados por discapacidad en niños; en la infancia media, de 5 a 14 años, se encuentra entre las 10 causas principales. La carga del asma para los pacientes, la familia y la sociedad es inexplicablemente alta en los países de bajos y medianos ingresos, donde no se dispone de acceso a un tratamiento adecuado. Aunque existe una tendencia mundial a la baja de la mortalidad por asma en adultos y niños en los últimos 25 años, sigue existiendo una gran disparidad global en los años de vida perdidos a causa del asma. [6].

En un metanálisis reciente, se encontró que muchas condiciones comórbidas más altas estaban asociadas con el asma, como la enfermedad cardiovascular [7, 8]hipertensión [9]diabetes [10]alergias [11]obesidad [12]condiciones metabólicas y endocrinas [13]La enfermedad por reflujo gastroesofágico [14]y afecciones del tracto urinario [13]. Sin olvidar los aspectos psicológicos, los adolescentes con asma son más propensos a sufrir depresión y menor calidad de vida [15]y corren un mayor riesgo de sufrir problemas psicológicos y de comportamiento, incluido el acoso escolar y cibernético [5].

Los factores del estilo de vida moderno y los hábitos dietéticos también han afectado la frecuencia y la enfermedad del asma. Mientras que el consumo generalizado de comida rápida, la ingesta frecuente de refrescos, el sedentarismo y la falta de actividad física y ejercicio se han asociado con una mayor prevalencia de asma; la ingesta de leche, frutas y pescado puede tener una asociación protectora con el asma [16,17,18].

En otro nivel, el rendimiento escolar está bien asociado y afectado por el asma. Varios estudios han revelado la presencia de importantes problemas escolares en niños asmáticos [19]y esto se ha atribuido en parte a la interrupción del sueño debido al asma nocturna y al despertar nocturno en los niños afectados [20].

Aunque se ha informado que la prevalencia del asma en niños y adolescentes de Arabia Saudita oscila entre el 8 y el 25 % según los estudios realizados durante las últimas tres décadas [21], no se han explorado las características de los niños y adolescentes con asma en relación con la enfermedad y los patrones de estilo de vida. La mayoría de las encuestas han abordado un aspecto o característica en relación con el estado del asma a la vez.

El objetivo de este estudio fue evaluar, entre adolescentes en Arabia Saudita, los factores asociados con el asma autoinformado, incluidas las características demográficas, la dieta, los factores del estilo de vida, el estado psicológico y las enfermedades comórbidas.

Métodos

Estudio Jeeluna®

Se llevó a cabo un estudio transversal basado en escuelas en las 13 regiones del Reino de Arabia Saudita (KSA) en 2011-2012 con el objetivo de identificar los comportamientos y el estado de riesgo para la salud entre los adolescentes en KSA. El tamaño de la muestra original se calculó en 12.000 estudiantes de escuelas intermedias y secundarias. Con una prevalencia del 30%, un margen de error del 1% y una confianza del 99%, se determinó un tamaño de muestra para estimar proporciones de las características de la población de 11.361. Se aumentó aún más en un 5% para justificar contingencias como la falta de respuesta o la falta de respuesta. Los resultados y los detalles del estudio original se publicaron en otra parte. [22]. Sin embargo, en resumen, el estudio original evaluó los comportamientos de riesgo para la salud y el estado de salud de los adolescentes, las mediciones antropométricas clínicas y las investigaciones de laboratorio utilizando datos de cuestionarios autoadministrados además de los datos recopilados por equipos de recopilación de datos capacitados. Las escuelas se seleccionaron al azar de una lista de escuelas registradas del Ministerio de Educación (MOE), que incluía escuelas intermedias y secundarias segregadas por género. La muestra se estratificó por género, nivel (intermedio o secundario), distrito escolar y región. Se abordaron diversos comportamientos de riesgo para la salud, incluidos los hábitos alimentarios, el consumo de tabaco, el acoso escolar, el sedentarismo, la falta de medidas de seguridad, así como la presencia de comorbilidades. El estudio fue revisado y aprobado por los comités de ética del Centro Internacional de Investigación Médica Rey Abdullah y el Ministerio de Educación. También se obtuvo el permiso de las escuelas y los consentimientos y asentimientos de los padres y estudiantes, respectivamente.

Diseño del estudio:

El diseño de nuestro proyecto fue un estudio anidado para un análisis de datos secundarios utilizando datos de la encuesta transversal mencionada anteriormente.

Para el estudio actual, nuestros criterios de inclusión fueron: (1) participantes con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años y (2) información disponible sobre si el participante individual era asmático o no. Esto nos dio una muestra de 11.348 participantes. La presencia de asma se basó en el autoinforme de los adolescentes sobre si tenían o no un diagnóstico de asma.

Recopilación de datos

Para nuestro estudio, extrajimos datos relevantes de la base de datos original utilizada en el estudio original. Nuestros datos finales consistieron principalmente en: (1) características demográficas como edad, género y situación familiar y económica; (2) condiciones de salud que incluyen comorbilidades e IMC, (3) comportamientos dietéticos como número de comidas y diferente ingesta de alimentos, (4) violencia y acoso, (5) patrones de sueño, (6) consumo de tabaco, (7) educación y escolaridad. rendimiento y (8) actividades que incluyen actividad física y uso de tecnología. El Índice de Masa Corporal (IMC) se clasificó tal como está en las tablas de IMC del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades[[23]considerando percentiles < 5 como bajo peso, 5 a < 85 como peso saludable, 85 a < 95 como sobrepeso y ≥ 95 como obesidad. En cuanto a los patrones dietéticos diarios, 2 a 4 comidas por día y 1 a 4 refrigerios por día se consideraron como una dieta regular. [24, 25].

análisis estadístico

Los participantes se dividieron en 2 grupos según la presencia o ausencia de asma. Los datos se analizaron y ajustaron para un diseño de muestreo complejo utilizando el procedimiento SURVEYFREQ del software de análisis estadístico (SAS versión 9; SAS Institute, Cary, NC). Para las variables categóricas se calcularon frecuencias y porcentajes, en cuanto a las variables continuas se consideraron medias y desviaciones estándar. Las diferencias entre pacientes asmáticos y no asmáticos se detectaron mediante la prueba de chi-cuadrado. Se realizaron análisis de regresión logística multivariable para identificar predictores de asma. Los resultados se informaron como odds ratio (OR) e intervalo de confianza (IC) del 95%. A pagsSe utilizó un valor < 0,05 para indicar la significación estadística.

Resultados

Características y comorbilidades de los participantes

Nuestra muestra final incluyó a 11 348 participantes, con una prevalencia de asma autoinformada que alcanzó el 8,2 % (IC del 95 %: 7,7–8,8 %). El 51% de los participantes eran hombres y el 28,4% tenían entre 10 y 14 años. Las características demográficas de los participantes y sus comorbilidades se presentan en la Tabla 1.

Tabla 1 Características demográficas y comorbilidades de asmáticos y controles sanos

Con respecto al género, los asmáticos autoinformados fueron significativamente más propensos a ser hombres en comparación con los no asmáticos (65,3 % frente a 49,9 %, pags< 0,001). En cuanto a la nacionalidad, el 87,3 % de los participantes eran de origen árabe saudí y hubo significativamente más asmáticos autoinformados saudíes que asmáticos no saudíes (90,7 % frente a 87,0 %, pags= 0,001). Los padres de adolescentes asmáticos tenían una menor tasa de finalización de la escuela secundaria (54,6% vs. 59,8%, pags= 0.003), y las familias de asmáticos autoinformados tenían ingresos familiares más bajos en comparación con los no asmáticos (74.8% vs 70.7%, pags= 0,05). En cuanto a las comorbilidades, solo el 0,7% presentaba diabetes, sin diferencias entre asmáticos y no asmáticos. Además, los asmáticos autoinformados tenían una tasa más alta de trastornos hematológicos (4,9 % frente a 3,6 %, pags= 0,05), alergias distintas del asma (12,2 % frente a 4,0 %, pags< 0,001) y enfermedades genitourinarias (2,3% vs 1,1%, pags= 0,002). También los estudiantes asmáticos autoinformados tenían niveles más altos de IMC y tasas más altas de obesidad (IMC ≥ percentil 95) que los no asmáticos (23,9 % frente a 15,1 %, pags< 0,001).

Patrones dietéticos y factores de estilo de vida de los participantes

Los patrones nutricionales y dietéticos de los participantes, así como sus hábitos de estilo de vida, incluidos los comportamientos escolares, se presentan en la Tabla 2. La mayoría de los estudiantes consumía una cantidad regular de comidas principales y meriendas y pedía comida rápida sin diferencia entre los asmáticos autoinformados y los no asmáticos. Solo el 11% consumía más de 5 raciones de verduras y/o frutas al día, mientras que la ingesta de refrescos por parte de los asmáticos (63,0% vs 58,7%, pags= 0.01) y bebidas energéticas (26.4% vs 20.9%, pags< 0,001) fue mayor y más frecuente que los no asmáticos. También los no asmáticos consumieron menos leche en comparación con los asmáticos autoinformados (55,3% frente a 50,6% no consumieron leche, respectivamente, pags= 0,02). En cuanto al ejercicio, no se encontró diferencia significativa entre los dos grupos, ya que la mayoría de los estudiantes realizaban actividad física menos de 3 veces por semana (71,8%). En cuanto a los patrones de sueño, los asmáticos autoinformados informaron con mayor frecuencia que no se sentían descansados ​​al despertarse por la mañana (22,2 % frente a 24,7 %, pags= 0,09). Por otro lado, se encontraron diferencias significativas en otros comportamientos. Los asmáticos autoinformados informaron fumar más que los no asmáticos (8,0% frente a 6,2%, pags= 0.04) y también se encontró que comenzaron a fumar a una edad más temprana (menores de 12 años 8.6% vs 7.0% y de 12 a 18 años 13.7% vs 9.6%, pags< 0,001). Además, los asmáticos autoinformados dedicaron más tiempo a los videojuegos (18,1 % frente a 13,0 %, pags< 0,001) pero sin encontrar diferencias significativas en el uso…

Truncado en 12000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

Síntomas respiratorios y desenlaces en fumadores de cigarros: descubrimientos de las etapas 2 a 5 del estudio Evaluación de la Población del Tabaco y Salud (PATH) (2014-2019)

Síntomas respiratorios y desenlaces en fumadores de cigarros: descubrimientos de las etapas 2 a 5 del estudio Evaluación de la Población del Tabaco y Salud (PATH) (2014-2019)

ResumenContextoLos mecanismos que llevan al aumento del riesgo de padecer enfermedades respiratorias por fumar cigarros han sido investigados. A pesar de ello, se conoce menos sobre los riesgos de síntomas respiratorios y desenlaces vinculados al tabaquismo en...