Superar los déficits comunes del salto vertical en la rehabilitación post-ACLR

La pregunta más frecuente después de la cirugía del ligamento cruzado anterior es: «¿Cuándo puedo volver a jugar?» Respondimos algunos de los aspectos de rehabilitación de esas preguntas en una infografía interactiva, pero obviamente hay muchos otros. Este artículo destacará algunos de los déficits que enfrentan los atletas en la prueba de salto vertical después del alta post-ACLR y se centrará en una estrategia de rehabilitación progresiva para mejorarlos.

¿Qué nos falta en el alta al probar los saltos verticales?

Kotsifaki et al.(7) destacó cómo los atletas estaban pasando el criterios de alta tradicionales para ACLR con asimetrías cinéticas y de rendimiento continuas durante las pruebas de salto vertical.

Durante el salto con contramovimiento (CMJ), la fase concéntrica mostró la mayor cantidad de asimetrías. En las pruebas de saltos con caída con dos y una sola pierna, los mayores déficits se produjeron en la fase excéntrica (capacidad de absorber carga), fase concéntrica (explosividad) y en las métricas de rendimiento de la fuerza reactiva (altura del salto y tiempo de contacto). Estudios anteriores también han observado varios déficits en los componentes excéntrico y concéntrico, así como estrategias de compensación entre extremidades y asimetrías de fuerza reactiva en las pruebas de salto vertical post-ACLR. (16).

Prueba de Drop Jump realizada con Sistema de placa de fuerza dual ForceDecks

Déficits de explosividad en CMJ

La Figura 1 muestra un CMJ de una y dos piernas durante la prueba de alta después de la ACLR. Los atletas en rehabilitación fueron significativamente diferentes de los controles ilesos en la altura del salto y la fase concéntrica, especialmente la segunda parte de la fase concéntrica. (7). A debilidad en los flexores plantares del tobillo puede ser la base de este déficit (7). Por lo tanto, enfocarse adecuadamente en componentes excéntricos y concéntricosademás de programar ejercicios de fuerza de pantorrilla y despegue de los dedos de los pies, son vitales para que el atleta mejore los déficits en la simetría del aterrizaje, la producción de fuerza y ​​la tasa de producción de fuerza.

Figura 1. Curva fuerza-tiempo para salto con contramovimiento y salto con contramovimiento con una sola pierna. Diferencias significativas entre ACLR y controles para métricas de rendimiento: simetría de impulso concéntrico y altura de salto. Las diferencias de aterrizaje máximas solo se observaron en DLCMJ.

Los objetivos finales para la explosividad del salto con contramovimiento con dos y una sola pierna en la descarga son:

  • Restaurar la altura del salto para dos piernas y una sola pierna al 90% índice de simetría de las extremidades (LSI) o medidas preoperatorias.
  • <10% LSI para impulsos concéntricos y excéntricos
  • <15% LSI para fuerza máxima de aterrizaje

Para la fuerza, los objetivos de descarga son:

  • fuerza del sóleo >200% del peso corporal
  • fuerza del cuádriceps >300% del peso corporal; <10% ISL
  • fuerza de los isquiotibiales >175% del peso corporal; <10% ISL

Déficits de fuerza reactiva en salto en caída

La Figura 2 muestra déficits significativos entre los controles y los pacientes post-ACLR en el momento del alta para la prueba de salto con caída para métricas de rendimiento como simetría de impulso concéntrico, tiempo de contacto e índice de fuerza reactiva (RSI), altura del salto (solo SLDJ) y simetría de impulso excéntrico (solo SLDJ). ).

Los déficits significativos en RSI y tiempo de contacto observados con los saltos con caída indican que el atleta necesita hacer más Trabajo pliométrico centrado en aumentar progresivamente la intensidad del ejercicio mientras se disminuye el tiempo de contacto.. El trabajo pliométrico no tiene efectos negativos sobre la laxitud o el dolor del injerto. De hecho, la pliometría tiene beneficios positivos sobre la función subjetiva de la rodilla. (8). Además, el aterrizaje desde una altura de 60 cm (23 pulgadas) tiene una tensión del LCA, una fuerza del LCA y un corte tibial anterior menores que caminar sobre el suelo. (9).

Lachlan Wilmot dijo: «Un historial de exposición gradual a saltos y aterrizajes es la forma más efectiva de calificar a un atleta para una exposición pliométrica de alto nivel». Por lo tanto, comience lo antes posible para aumentar la exposición a los ejercicios pliométricos después de la cirugía. Base la progresión en la competencia técnica sin dolor y las restricciones tempranas de carga de peso del cirujano.

Figura 2. Curva fuerza-tiempo para salto con caída y salto con caída con una sola pierna. Diferencias significativas entre ACLR y controles para métricas de rendimiento: simetría de impulso concéntrico, tiempo de contacto y RSI, altura de salto (solo SLDJ) y simetría de impulso excéntrico (solo SLDJ).

Los objetivos finales del RSI en el momento del lanzamiento para salto con caída con una y dos piernas son:

Prueba CMJ realizada con Sistema de placa de fuerza dual ForceDecks

¿Por qué persisten estos déficits?

Sin duda, solo medir en el momento del alta permitirá que los terapeutas pasen por alto déficits en el viaje de rehabilitación. Los profesionales de rehabilitación deben volver a evaluar cada seis semanas para observar las progresiones o identificar los déficits que deben abordarse para alcanzar los objetivos del alta. Si es posible, tener datos preoperatorios y previos a la lesión, al menos de la extremidad contralateral, puede ayudar como objetivo de comparación para el alta, además del LSI. (1).

Hay equipos asequibles y accesibles, como aplicaciones para teléfonos móviles, tapetes de contacto y placas de fuerza, disponibles para evaluar la mayoría de las métricas de rendimiento del salto vertical. Estas herramientas ayudarán a descubrir hacia dónde debemos dirigir la rehabilitación para mejorar los déficits en las pruebas de salto.

Investigaciones anteriores sobre las curvas fuerza-velocidad (Fv) destacaron los beneficios de evaluar el perfil Fv de un atleta y crear sesiones de entrenamiento para optimizar la curva Fv. (10, 11)lo que lleva a mejorar las métricas de altura de salto. (10, 12). También podría valer la pena evaluar dónde se encuentran los desequilibrios del atleta con respecto a la fuerza y ​​la velocidad, y luego incorporar estrategias individualizadas para abordar los déficits subyacentes.

Sin tener un objetivo claro sobre en qué déficits centrarnos, no podemos centrarnos en los ejercicios de rehabilitación para mejorar las métricas de salto de manera eficiente. Si bien hay cientos de ejercicios para lograr el resultado deseado, muchos de los ejercicios no están entrenados de manera efectiva para lograr el resultado deseado. Además, la variedad de ejercicios tiene cargas inconsistentes y los terapeutas no siempre han abordado completamente los déficits persistentes (revelados a través de evaluaciones) a lo largo del proceso de rehabilitación, es decir, fuerza muscular, control motor o asimetrías de movimiento.

Al separar el movimiento, por ejemplo CMJ, en componentes excéntricos y concéntricos, enfocando cada componente con buena competencia técnica y progresando oportunamente los ejercicios, podemos abordar mejor los déficits subyacentes.

Recuerde también que mientras la tecnología es un gran facilitadorel toque humano sigue siendo insustituible.

Por ejemplo, si un atleta realiza ejercicios de aterrizaje con el objetivo de absorber la carga de manera excéntrica, no es suficiente que simplemente «aterrice». Si aterrizan con una mínima flexión de rodilla y golpean el suelo con fuerza, no han cumplido el objetivo.

En tales casos, un entrenamiento eficaz es primordial. Es posible que el atleta necesite orientación para aumentar la profundidad de su aterrizaje y producir un sonido mínimo al impactar. El atleta necesita entrenamiento práctico, donde los entrenadores monitoreen de cerca sus repeticiones y brinden retroalimentación en tiempo real.

Uso de la rehabilitación para abordar los déficits subyacentes del salto vertical

Inmediatamente después de la cirugía, concéntrese en aumentar la fuerza de las extremidades inferiores. según lo permitan los síntomas, respetando la zona donante del LCA, la carga de peso y las limitaciones de rango de movimiento. Gradualmente, a medida que el soporte de peso se vuelve más cómodo, avance de movimientos con dos piernas a movimientos con una sola pierna: sentadilla, bisagra, elevación de pantorrilla. La fuerza es uno de los principales fundamentos de la explosividad y la fuerza reactiva. Por lo tanto, debemos abordar la capacidad de fuerza de las extremidades inferiores y el control motor junto con la rehabilitación de la explosividad y la fuerza reactiva que son los temas de este artículo.

El seguimiento post-ejercicio es crucial. Los entrenadores deben estar atentos a la observación de cualquier síntoma o reacción del deportista, especialmente en lo que respecta a la rodilla. Indicadores como dolor, hinchazón o disminución del rango de movimiento durante la sesión posterior pueden informar las decisiones sobre si hacer una regresión en el ejercicio o continuar según lo planeado.

Rehabilitación de explosividad (componente excéntrico)

El punto de partida para determinar cuándo un atleta debe comenzar con los aterrizajes con ambas piernas debe basarse clínicamente en que no haya dolor ni hinchazón en la rodilla; Flexión de rodilla >120° y rango completo de movimiento para extensión de rodilla. Además, el atleta debe ser capaz de realizar sentadillas frontales a 90° con una buena competencia técnica: alineación y control de pies, rodillas y caderas.

Figura 3. Sentadilla frontal con buen control.

El punto de partida para determinar cuándo un atleta debe comenzar a realizar aterrizajes con una sola pierna debe basarse en las medidas clínicas anteriores, además de la capacidad de realizar sentadillas con una sola pierna a 90° con buena alineación y control de pies, rodillas y caderas. También deberían poder presionar con una sola pierna su peso corporal hasta 90° de flexión de la rodilla. Además, deben realizar una buena caída de pierna a doble pierna sin dolor (ejercicio excéntrico). Considere también la fuerza del cuádriceps, que debe ser >200 % BW o 70 % LSI.

Figura 4. SL se pone en cuclillas a 90°.

Tenga en cuenta varios principios clave durante los ejercicios que impliquen aterrizajes. En primer lugar, todos los aterrizajes deben ser “rápidos y silenciosos”. Inicialmente, el énfasis debe estar en la velocidad de la caída, seguido de la capacidad de absorber la fuerza en silencio. Esto no sólo garantiza la eficiencia sino que también minimiza el riesgo de lesiones. La capacidad del atleta para absorber eficientemente una carga excéntrica es primordial, y siempre debe intentar aterrizar en una posición que sea cómoda y biomecánicamente sólida. Esta posición, a menudo denominada posición “de inicio”, se caracteriza por una buena profundidad y alineación de las articulaciones.

Una vez que ejecuta el aterrizaje, es beneficioso para el atleta mantener su posición “de origen” durante aproximadamente tres segundos.

Esta pausa tiene un doble propósito: previene cualquier movimiento compensatorio y asegura que el atleta esté listo para la siguiente repetición sin depender del impulso. En ejercicios como las capturas de caída, la atención debe centrarse más en la intensidad que en el volumen puro. El objetivo es alcanzar la máxima velocidad durante la caída.

Como ocurre con cualquier régimen de ejercicio, es fundamental incorporar el principio de sobrecarga progresiva. Esto se puede lograr aumentando gradualmente el peso, intensificando el ejercicio o introduciendo un desafío motor. Consistencia…

Truncado en 10000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resultados clínicos y funcionales similares entre la trasplantación de injerto osteocondral y el implante de células cartilaginosas autólogas para lesiones del cartílago en la articulación femororrotuliana observados durante un seguimiento promedio de 5 años

Resumen Objetivo: Evaluación de los resultados clínicos y las tasas de retorno al deporte (RTS) en pacientes sometidos a trasplante de injerto osteocondral (OCA) o implante de células cartilaginosas autólogas (ACI) o implantación de células cartilaginosas autólogas...