Fenotipado cardiopulmonar integral a largo plazo de COVID-19

Resumen

Fondo

Los síntomas persistentes después de la infección inicial por COVID-19 son comunes y, con frecuencia, se los denomina “síndrome post-COVID” y “COVID prolongado”. La gran cantidad de pacientes afectados plantea un desafío cada vez mayor para los sistemas de salud en todo el mundo. Hasta la fecha, nuestra comprensión de la fisiopatología del síndrome post-COVID sigue siendo deficiente y no está claro hasta qué punto las anomalías cardiopulmonares persistentes contribuyen al complejo de síntomas. Se buscó determinar la presencia e impacto de secuelas cardiopulmonares posteriores a la COVID-19 en evaluación longitudinal.

Métodos

Informamos sobre 71 pacientes que se sometieron a pruebas longitudinales integrales en intervalos regulares hasta 12 meses después de su diagnóstico inicial de COVID-19. Las pruebas incluyeron pruebas de función pulmonar, pruebas de ejercicio cardiopulmonar, ecocardiografía dedicada del corazón izquierdo y derecho, ecografía pulmonar y resonancia magnética cardíaca.

Resultados

Nuestros resultados demuestran que la calidad de vida subjetiva tras la COVID-19 (escala de agudeza visual EQ-5D, EVA, 67,4 para pacientes tratados de forma ambulatoria, 79,2 para pacientes ingresados ​​en planta general, 71,8 para pacientes tratados en UCI) no está relacionada con la gravedad de la infección inicial. La capacidad máxima de ejercicio también se reduce (VO2máx. 79 % previsto, SD ± 19 %); sin embargo, esto se debe en gran parte a los pacientes que inicialmente requerían el nivel de atención de la UCI. El grado de reducción objetiva del esfuerzo no se correlacionó con las puntuaciones de calidad de vida. Las pruebas de función pulmonar revelaron una reducción leve y persistente en DLCO durante los primeros 12 meses sin enfermedad pulmonar restrictiva u obstructiva significativa. La función del corazón izquierdo y derecho estaba intacta con una buena función del VD y un acoplamiento VD/PA intacto, los hallazgos de imagen sugestivos de miocarditis fueron poco comunes (7% de los pacientes).

Conclusión

Una reducción en la capacidad de ejercicio después de COVID-19 es común, pero es más prominente en pacientes previamente tratados en la UCI y es más probable que se relacione con falta de condición física o fatiga que con deterioro cardiopulmonar. Las puntuaciones subjetivas de calidad de vida son independientes de la gravedad de la infección inicial y no se correlacionan con las medidas objetivas de la función cardiopulmonar. En nuestra cohorte, el deterioro cardiopulmonar persistente después de COVID-19 fue poco común. Es poco probable que el síndrome post-COVID sea el resultado de secuelas cardiopulmonares y puede reflejar un síndrome post-UCI en algunos.

Registro de prueba Registrado en Clinicaltrials.gov (NCT04442789), Fecha: 23 de junio de 2020

Fondo

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) ha infectado hasta la fecha a más de 300 millones de personas en todo el mundo y ha causado al menos 5,4 millones de muertes desde que se describió el primer caso en diciembre de 2019. [1]. Las estimaciones de datos indican que la incidencia y el número real de muertes pueden, de hecho, ser considerablemente más altos [2]. La carga de COVID-19 también se extiende más allá de la infección inicial, ya que un creciente cuerpo de literatura demuestra que los síntomas y el deterioro pueden persistir durante un tiempo considerable más allá de la convalecencia de la enfermedad aguda (recientemente denominado síndrome post-COVID-19 o “COVID prolongado”). ). Los síntomas persistentes comunes después de la recuperación incluyen fatiga, disnea y dolor. [3]. Los síntomas que persisten más de 12 semanas desde la infección por COVID-19 pueden usarse como una definición de caso para el síndrome pos-COVID [4]. Curiosamente, la aparición subsiguiente de discapacidad no se limita a pacientes con enfermedad grave o aguda crítica, ya que aquellos con infecciones iniciales leves frecuentemente también informan síntomas persistentes. Los datos recientes demostraron que el 11,7 % de los 26 922 participantes de la encuesta en el Reino Unido informaron sobre un “COVID prolongado”, lo que indica una carga significativa de la enfermedad [5]. A la luz de la naturaleza pandémica de COVID-19, el síndrome post-COVID puede ejercer una presión significativa sobre los sistemas de salud ya sobrecargados. Especialmente dada la incertidumbre sobre la patología de la enfermedad, sigue sin estar claro cómo integrar mejor la atención de los pacientes post-COVID en el entorno ambulatorio y de la clínica especializada y cómo identificar a los pacientes con limitaciones cardiopulmonares que pueden requerir una evaluación y un seguimiento específicos.

Anteriormente, se detectaron anomalías en imágenes cardíacas, imágenes pulmonares y pruebas de función pulmonar (PFT) en sobrevivientes de COVID-19 [6,7,8,9]. En particular, un deterioro sostenido en la capacidad de difusión de monóxido de carbono (DLCO) se ha informado en varias cohortes de pacientes recuperados de COVID-19. Sin embargo, los síntomas informados por los pacientes parecen correlacionarse mal con las medidas objetivas del intercambio de gases en esta población de pacientes. De manera similar, el deterioro objetivable en la prueba de ejercicio cardiopulmonar (CPET) ha sido multifactorial y el desacondicionamiento parece jugar un papel en la limitación del ejercicio. [10,11,12,13,14,15]. Es posible que algunos de estos hallazgos no sean exclusivos de la COVID-19, ya que se han observado limitaciones similares en pacientes con SDRA y post-UCI [16,17,18,19]. Puede ser difícil desentrañar los síntomas que son secuelas únicas de COVID-19 del síndrome posterior a la UCI o posterior al hospital, así como de los factores estresantes psicológicos. Datos recientes sugieren que tales síntomas también pueden ocurrir como síndrome posterior a la influenza, lo que plantea la pregunta de si realmente existe una entidad única posterior a la COVID. [20]. Dado que los estudios anteriores se han centrado en los componentes individuales de la función cardiopulmonar y del ejercicio después de la COVID-19, buscamos caracterizar de manera integral a los pacientes después de la COVID-19 con una evaluación multimodal de la función pulmonar y cardíaca, la calidad de vida, análisis de laboratorio y pruebas de ejercicio para evaluar y correlacionar el deterioro subjetivo y objetivo, comprender el curso temporal de la limitación y la recuperación, y guiar estrategias adicionales en el manejo de estos pacientes.

Métodos

En la clínica post-COVID-19 de las Universidades de Giessen y Marburg Lung Center (UGMLC) en Giessen, hemos estado ofreciendo seguimiento a pacientes mayores de 18 años a los 3, 6 y 12 meses después de un COVID-19 infección, con un enfoque en pacientes con síntomas persistentes. A los pacientes hospitalizados en nuestra clínica se les ofreció visitas de seguimiento en nuestra consulta externa. Los pacientes no hospitalizados fueron enviados por sus médicos generales para su evaluación. Los pacientes fueron evaluados mediante examen clínico, ecocardiografía, ecografía pulmonar (US), radiografía de tórax o tomografía computarizada de tórax según indicación clínica, PFT y CPET. Los pacientes seleccionados se sometieron a imágenes de resonancia magnética cardíaca. Los pacientes podían dar su consentimiento para permitir que sus datos se utilizaran con fines de investigación y se incluyeron en el análisis. El estudio fue de naturaleza observacional. El proyecto fue revisado y está cubierto por la decisión del comité de ética de la Universidad de Giessen (AZ 58/15). La ecografía pulmonar se realizó de forma estandarizada y el patrón de líneas B se clasificó semicuantitativamente según la gravedad (0: patrón de líneas A, 1: líneas B escasas, 2: líneas B moderadas, 3: líneas B marcadas/confluentes). -líneas, y 4: consolidación, ver suplemento). Para el análisis secundario de aquellos casos en los que la FEVI no estaba disponible a partir de imágenes dedicadas del lado izquierdo del corazón, se midió la separación septal en el punto E (EPSS) en la vista del eje largo paraesternal y se calculó la FEVI de acuerdo con la siguiente fórmula: FEVI = 75,5 – (2,5 × EPSS en mm) [21]. Las imágenes de RM se realizaron en un sistema de 1,5 Tesla (Somatom Avanto, Siemens Healthineers, Forchheim, Alemania) utilizando una bobina cardíaca de matriz en fase de seis elementos con un protocolo de imágenes de RM estandarizado que contiene imágenes de localizador/explorador, imágenes CINE con secuencias de precesión libres en estado estacionario (SSFP) obtenido durante la contención de la respiración (alineado con el eje largo en la vista de 2, 3 y 4 cámaras y con el eje corto), mapeo T1 y T2 nativo, imágenes con realce tardío de gadolinio (LGE) (eco de gradiente T1 con inversión recuperación) adquirida 12 min después de la inyección del agente de contraste. Como material de contraste se inyectó gadobenato de dimeglumina (Gd-HP-DO3A; ProHance, BRACCO Imaging) a una dosis de 0,15 mmol/kg….

Truncado en 8000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados