El efecto adverso de la temperatura ambiente sobre las muertes por causas respiratorias en una zona de alta densidad de población: el caso de Malta

Resumen

Fondo

El efecto de la temperatura ambiente sobre la mortalidad respiratoria se ha observado consistentemente en todo el mundo bajo diferentes escenarios de cambio climático. Los países que experimentan una mayor variabilidad interanual en las temperaturas invernales (y pueden no ser las temperaturas invernales más bajas) tienen un mayor exceso de mortalidad invernal en comparación con países con inviernos más fríos. Este estudio investiga la asociación entre la temperatura y las muertes por causas respiratorias en Malta, que tiene una de las densidades de población más altas del mundo con un clima muy caluroso en verano y templado en invierno.

Métodos

Se obtuvo el número diario de muertes respiratorias (7679 muertes) y datos meteorológicos (temperatura promedio diaria, humedad promedio diaria) desde enero de 1992 hasta diciembre de 2017. Los efectos del calor y el frío se estimaron a diferentes temperaturas utilizando modelos no lineales de retardo distribuido (DLNM) con una distribución de Poisson, controlando por tendencia temporal, humedad relativa y vacaciones. Se estimó la temperatura de referencia (MMT) para la relación mínima respuesta-exposición y se investigaron los efectos de cosecha de la temperatura diaria (0–27 días de retraso) para la mortalidad respiratoria diaria. También se exploraron los efectos para diferentes grupos de edad, género y períodos de tiempo.

Resultados

Las temperaturas más frías (8-15 °C) se relacionaron significativamente con una mayor mortalidad respiratoria. A 8,9 °C (percentil 1), el efecto global de la temperatura media diaria se relacionó con las muertes por causas respiratorias (RR 2,24, IC del 95 % 1,10–4,54). Estos efectos también se encontraron para hombres (95 % IC 1,06–7,77) y hombres en diferentes grupos de edad (Hombres mayores de 65 años: RR 4,85, 95 % IC 2,02–11,63 vs Hombres entre 16 y 64 años: RR 5,00, 95 % IC 2.08–12.03) pero no para mujeres. Curiosamente, las temperaturas más frías se relacionaron con muertes respiratorias en el período de tiempo más temprano (1992-2000); sin embargo, no se observó un fuerte efecto del frío en períodos posteriores (2000-2017). Por el contrario, no se observó ningún efecto de calor durante el período de estudio y en otros grupos.

Conclusiones

El mayor riesgo de mortalidad respiratoria relacionada con el frío observado en este estudio podría deberse a una mayor variabilidad interanual de las temperaturas invernales, que necesita más exploración después de ajustar los posibles atributos físicos y sociodemográficos. El estudio proporciona evidencia útil para que los formuladores de políticas mejoren los sistemas locales de alerta, la adaptación y las estrategias de intervención para reducir el impacto de las bajas temperaturas.

Fondo

Las enfermedades respiratorias son la tercera causa de muerte en los países europeos, representando el 8% de todas las muertes en 2016 [1]. La evidencia sobre el papel que juegan las variables meteorológicas está bien establecida con una extensa literatura sobre la relación entre la temperatura ambiente y su efecto sobre la mortalidad respiratoria en varias ciudades y países del mundo. [2,3,4,5,6]. El impacto del cambio climático en las enfermedades respiratorias ha atraído un interés renovado debido a los cambios repentinos en la temperatura desde los niveles promedio y la mayor frecuencia de eventos climáticos extremos. [6,7,8].

Estudios previos han utilizado diferentes enfoques metodológicos para examinar la relación exposición-respuesta entre la temperatura ambiente y la mortalidad respiratoria en poblaciones con diferentes ubicaciones geográficas, climas y diferentes características sociodemográficas. [2,3,4, 7,8,9]. Utilizando diferentes medidas de temperatura (temperatura media, temperatura máxima y mínima, variabilidad de la temperatura, temperatura aparente) y análisis estadísticos (es decir, modelos no lineales de retardo distribuido, modelos lineales generalizados, modelos aditivos generalizados), estos estudios establecieron una forma de J o U. relación entre temperatura ambiente y muertes respiratorias con menor número de muertes a temperaturas moderadas, aumentando progresivamente con temperaturas más altas y más bajas.

Gasparrini et al. [10] examinó la mortalidad relacionada con el frío y el calor en 386 países e informó que el mayor riesgo de mortalidad estaba relacionado con temperaturas moderadamente frías con una estimación general de 6,66 % (95 % IC 6,41–6,86) en comparación con temperaturas extremas de frío y calor. temperaturas calientes Los percentiles de temperatura para la mortalidad mínima varían significativamente en países con climas tropicales (percentil 60) a países con climas templados y mediterráneos (percentiles 80-90). El mayor riesgo atribuible se informó para los países templados (es decir, China, Italia y Japón) en comparación con los países tropicales (es decir, Tailandia, Brasil y Suecia).

Los estudios de países europeos han informado los efectos de las temperaturas extremas (más altas y más bajas) y los eventos climáticos extremos (olas de calor y períodos de frío) sobre la mortalidad debido a diferentes enfermedades respiratorias, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma, particularmente en poblaciones de edad avanzada. [10,11,12,13,14,15,16,17]. analities et al. [11] informaron una relación inversa entre la temperatura aparente y la mortalidad respiratoria durante la temporada de invierno y los efectos fueron mayores para las ciudades mediterráneas más cálidas en comparación con las ciudades del centro-norte más frías. D’Ippoliti et al. [13] también evaluó los efectos de la ola de calor sobre la mortalidad en 9 ciudades europeas y notificó la mortalidad más alta por enfermedades respiratorias entre mujeres de 75 a 84 años en ciudades mediterráneas más cálidas (61,3 %, IC del 90 %: 44,3–80,4 %) en comparación con las ciudades continentales más frías del norte (21,4 % IC90% 12,9-30,6%).

Podría haber varias razones para un aumento en las muertes relacionadas con enfermedades respiratorias durante temperaturas extremas y eventos climáticos extremos. Las temperaturas frías pueden reducir los mecanismos defensivos naturales de las vías respiratorias superiores y suprimir la respuesta inmunitaria a las infecciones [14]. Los ancianos, los niños pequeños, las personas socialmente aisladas, las personas con menor capacidad de adaptación y estrategias de afrontamiento son más susceptibles a los problemas pulmonares debido a la broncoconstricción provocada por la respiración de aire frío [18]. La influenza durante las temporadas de invierno también puede ser fatal para las personas mayores, especialmente con otras afecciones subyacentes. Los pacientes de edad avanzada con problemas respiratorios preexistentes (enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, asma) son más susceptibles a los efectos del calor o del frío debido a su termorregulación limitada y otras condiciones comórbidas.

Dado que las temperaturas climáticas aumentarán en promedio a nivel mundial, la ocurrencia de eventos climáticos extremos también aumentará en muchas regiones del mundo. [10, 19, 20]. La cuenca del Mediterráneo no es una excepción, ya que las olas de calor serán más frecuentes en las próximas décadas, especialmente durante los meses de verano. La reciente ola de calor ‘Lucifer’ que ocurrió en el sur de Europa en agosto de 2017 es un ejemplo de ello, con el grupo World Weather Attribution (WWA) diciendo que se hizo cuatro veces más probable que ocurra debido al cambio climático. [21].

Malta es un archipiélago situado al sur de Sicilia (sur de Europa) y comparte un clima mediterráneo. Galdies et al. [22] encontraron una tendencia de calentamiento local en la temperatura máxima anual de 0,09 °C por año para el período 1967-2013, acompañada de una tendencia positiva de + 0,2 °C por década en la temperatura media anual del aire para el período 1951-2010. Se prevé que Malta experimente un efecto moderado del cambio climático con un aumento previsto de la temperatura media anual del orden de 0,53 a 1,32 °C para 2030 [23, 24] con impactos negativos en varios sectores importantes [25]. Akerlof et al. [26] realizó una encuesta sobre las percepciones de la comunidad sobre los impactos del cambio climático e informó que el 91% de los malteses cree que el cambio climático puede causar problemas respiratorios.

En contraste con otros estudios, Malta proporciona una visión única y contrastante del efecto de la temperatura ambiente en la mortalidad respiratoria debido a un paisaje insular mayoritariamente urbano, una mayor densidad de población y un clima típicamente mediterráneo con un verano muy caluroso e invierno templado. Los estudios de las principales provincias de China muestran que un mayor riesgo de mortalidad respiratoria en las personas mayores podría deberse a…

Truncado en 8000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

¿Quieres recibir semanalmente y gratuitamente todos los contenidos de Fisio One?

Artículos relacionados

La microbiota del esputo altamente diversa se correlaciona con la gravedad de la enfermedad en pacientes con neumonía adquirida en la comunidad: un estudio de cohorte longitudinal

La microbiota del esputo altamente diversa se correlaciona con la gravedad de la enfermedad en pacientes con neumonía adquirida en la comunidad: un estudio de cohorte longitudinal

ResumenAntecedentesLa neumonía adquirida en la comunidad (NAC) es una enfermedad común y grave que puede ser causada por una variedad de patógenos. Sin embargo, aún se desconoce mucho sobre cómo estos patógenos interactúan con los comensales de las vías respiratorias...